Reza un proverbio: “Morir sin perecer es presencia eterna”. Javier Solís, el hombre que nació para cantar sigue vivo aún, después de haber partido al más allá para seguir arrullando corazones enamorados…
Fotos